DR. MED. HENRICH
PROVEGAN STIFTUNG
www.ProVegan.info

Las 7 reglas básicas de una alimentación vegana saludable:

Una alimentación vegana solamente es saludable cuando se tienen en cuenta y se respetan una serie de reglas. Lamentablemente, según he podido observar, estas pocas reglas no siempre se tienen en cuenta, en especial cuando la dieta vegana se lleva a cabo por motivos éticos. Sin embargo, precisamente quien es vegano por motivos éticos debería alimentarse de forma saludable para poder constituir un ejemplo positivo del veganismo y motivar a otras personas a llevar este tipo de alimentación. Los ejemplos negativos suelen provocar reacciones contra el veganismo.

Llegados a este punto, cabe volver a destacar que una alimentación vegetariana no tiene ningún efecto beneficioso sobre la salud (en cualquier caso, este tipo de dieta tampoco presenta ningún tipo de beneficio para quien la lleva a cabo por motivos éticos) y que los resultados que demuestran que los vegetarianos gozan de mejor salud se deben básicamente a que los vegetarianos concienciados suelen llevar un estilo de vida más saludable en general. La leche y todos sus derivados constituyen sin lugar a dudas los alimentos más dañinos de todos (para más información, véase contenido hormonal, proteínas animales cancerígenas y contenido en sustancias nocivas). Si consideramos la literatura científica seria al respecto, sin lugar a dudas acabaremos llegando a la conclusión de que existen 7 reglas de oro de la alimentación vegana, reglas que yo recomiendo encarecidamente sean respetadas:

  • Lo más importante: alimentarse de la forma más variada posible.  
  • Tomar un complemento alimenticio de vitamina B12, y en invierno eventualmente de vitamina D (puede ser vitamina D2 vegan o vitamina D3 de origen vegan) y Yodo, que se obtiene de las algas o de la sal yodada, si bien esta última se debe tomar con moderación.  
  • Tomar en las comidas una bebida con alto contenido en vitamina C para optimizar la asimilación de hierro.  
  • Evitar el consumo de azúcares refinados y harinas blancas. 
  • Restringir la cantidad de aceites y grasas adicionales (si se padecen enfermedades cardíacas, evitar completamente su consumo). Esta regla no debe aplicarse a los niños pequeños vegan. 
  • Se aconseja obtener el omega-3 de semillas de lino recién molido.
  • Restringir el consumo de alimentos elaborados de forma industrial. 
  • Dar preferencia a las frutas, verduras, legumbres, nueces y productos integrales.